¿Qué recuerdas de cuando eras niño?

Twitter: @natheleo

El 30 de abril es el Día del Niño, ya pasó, y efectivamente, al menos un servidor, ya no lo es, ¿cuándo dejé de serlo?, supongo que cuando todos dicen que uno se vuelve adolescente.

¿En qué se da uno cuenta que ya no lo es?, creo que lo primero es la ropa, crecemos y ya no nos queda eso que tanto nos gustaba de niños.

Es más, ya nos parece ridículo, veo fotos de cuando tenía 3 o 4 años y pienso en lo que pensaban mis padres al ponerme “eso”.

¿Cuándo pensé en que ya era un adulto y que ser niño era algo que había olvidado?

Creo que muchas veces, pero nunca como este año, trabajo oficialmente desde los 22, ahora tengo 27; viví con mis padres hasta mis 27, es decir, tengo pocos meses siendo un adulto con todo lo que ello conlleva. 

Jugar y trepar árboles, correr por la calle y temer ser un “quemado” o peor, llenarme de “hijos” en los “hoyitos” y ser castigado, ya no es algo que tema. 

Pagar una renta, vivir sin mis padres, es algo que de niño no piensas que pasará. No es queja, es señal de que la vida cambia, lo “fácil” que es para algunos, se vuelve un reto para los que crecen.

Quise recordar lo sencillo que era ser niño, porque pocas veces nos detenemos a pensar en ello, y dejamos que el tedio diario nos absorba y entremos a una vida que dista de ser lo que pensamos cuando teníamos 5, 6 u 8 años. 

Es más, antes de escribir esto hubo quien dijo “qué ñoño”, y hasta se preguntaban sobre el significado del Día del Niño y el porqué de regalar o no algo en ese día, pero esa es otra historia.

¿Qué quieres ser de grande?, vaya, creo que quería ser actor, porque en mi casa desde siempre se veían telenovelas y en mi mente imaginaba ese mundo presentado, ahora me río de ello.

Ahora soy lo que quise ser de adulto, con la inocencia escondida, porque no es fácil dejarse llevar, abrirse como lo hace un chico de 6 años, que lo mismo grita, berrea o llora, para después reír y olvidar.

Lo que intento con esto es sólo que por un momento pensemos en esos momentos, cuando éramos niños, ¿Qué es lo que más recuerdas?, ¿A qué jugabas?, ¿Qué veías en la tele?, ¿Qué de esos años te das cuenta que ahora no tiene nada que ver?.

¿Tienes hijos?, ¿Qué quieres que recuerden?.

Comencemos este pequeño juego y comentemos eso que nos dio alegría, que nos recuerda que aunque ya grandes, alguna vez fuimos niños; que alguna vez temimos a la oscuridad, alguna vez creímos en “Juan Pestañas” y deseamos tener una enorme casa con alberca y no sufrir como Remi, y porqué no, tener poderes como Seiya o el Dragón Shirú.

Y no olvidemos que al menos a mi generación nos tocaron aún los LP´s, los cassettes, el boom de los CD´s, VCD´s. Jugar en la calle, trepar árboles y jugar al “palo encebado”; ver Candy Candy y Los caballeros del Zodiaco.

Escribir en máquina de escribir y no tener celular sino hasta la adolescencia; mandar cartas en clase de español y coleccionar tazos. 

Facebook Héctor Ledezma

Comparte

relevante

Facebook Comments Box