Esa autopista nunca debió crecer a 4 carriles

Por lo regular en este espacio se habla sobre música y asuntos relacionados con esta, sin embargo la coyuntura, mi apego al lugar del accidente y, sobre todo, los cientos de personas que se vieron afectadas, directa o indirectamente me hicieron cambiar de tema.



Esta mañana me desperté con la noticia de que, a tan sólo unos meses de abrir a la circulación sus flamantes 8 carriles, se presentó el primer accidente de consecuencias catastróficas en la autopista México - Pachuca.

 

Alrededor de las 5:30 de la mañana esta importante vía de acceso a la Ciudad de México fue cerrada debido a la explosión de una pipa de gas a la altura del kilómetro 14 de esta autopista, en la colonia Jardines de Santa Clara.



 

De acuerdo con los reportes de la Policía Municipal, se trataba de una pipa de doble remolque que transportaba gas, la cual era conducida con exceso de velocidad, y en un momento de distracción el chofer perdió el control impactando varias viviendas y vehículos.

 

La explosión ocurrió de inmediato y afectó al menos 27 domicilios así como a 15 vehículos que se encontraban cerca del lugar.



 


Hasta el momento, autoridades reportan 20 personas muertas y 36 lesionadas.

 

Durante años recorrí esa autopista, creo que gran parte de mis 27 años de vida lo pasé atorado en ese lugar, fui testigo del proyecto de ampliación y siempre me pareció una mala idea.

 

Se hablaba de beneficios para los usuarios en ahorro de tiempo de traslado, el problema del tránsito se terminaría y los “cuellos de botella” en el último tramo de la pista desaparecerían debido a estas obras.

 

Se muy bien que todo proyecto lleva un proceso de planeación y aprobación por diversas autoridades e instituciones, pero...

 

¿Autorizar una ampliación de autopista dejando el arroyo vehicular a tan sólo unos metros de las casas?



Muchos fueron los factores que provocaron la tragedia de esta mañana, entre ellos el exceso de velocidad a la que transitaba la pipa, asunto que da para escribir otra entrada, sin embargo creo que este grave accidente pudo tener consecuencias menores de haber existido una mejor planeación en el trazo de la autopista.

 

En septiembre de 2008, el Fideicomiso Autopistas y Puentes del Golfo y Centro comenzó las obras para ampliar la autopista de dos a cuatro carriles en cada sentido, en un tramo de casi 25 kilómetros, en los límites entre Ecatepec y el Distrito Federal.



A causa de las obras, fueron recortados tramos del derecho de vía de la autopista, por lo que cientos de viviendas quedaron a uno o dos metros de donde se instalan los cimientos para los nuevos carriles, lo que de inmediato provocó inconformidad de los vecinos.



 

En ese tiempo viajaba con mi padre diariamente hacia él Distrito Federal y comentábamos constantemente acerca de los posibles problemas que esta obra podría traer desde el punto de vista del usuario de la autopista, nos preguntamos qué pasaría si un auto se avería en la vía si no está bien definido un carril de acotamiento para detenerse o en caso de un accidente grave que pasaría con las casas que se encuentran a pocos metros de la arroyo vehicular, serán blanco fácil para las colisiones.

 

El proceso de ampliación no estuvo exento de accidentes graves, debido a los constantes cambios en el trazado ocurrieron percances en los que automovilistas se estrellaban contra muros de contención ocasionando peligrosas carambolas.



 

Sin embargo, quizás una de las situaciones más recordadas fue la del derrumbe parcial de una vivienda, esto luego de que la empresa encargada de realizar la ampliación de la autopista comenzó a realizar trabajos sin hacer un estudio previo del suelo, en esa ocasión dos trabajadores de la obra murieron.



Semanas después de este accidente, los trabajos continuaron y el caso quedó en el olvido.



 

La conclusión es sencilla, sin lugar a dudas la autopista México - Pachuca es peligrosa tanto para usuarios como para las personas que viven a las orillas de la misma, creo que las autoridades competentes deben revisar nuevamente y en calidad de urgente el trazado de ampliación de la vía así como establecer controles estrictos de velocidad.


La interrogante aquí es ¿Qué acciones tomarán el gobernador Eruviel Ávila y el presidente municipal de Ecatepec Pablo Bedolla para solucionar esta situación? ¿Volverán a hacer caso omiso del hecho?

Comparte

relevante

Facebook Comments Box