Día de las Madres: la angustia eterna

Una de las fechas que más me causa conflicto es el 10 de mayo o día de las madres. La angustia me llega después de celebrar a los héroes poblanos que nos defendieron ante el enemigo extranjero, pero nos dejaron desarmados ante una serie de actos cursis hacia las mujeres "que nos dieron vida".
 
Pero vamos a explicar un poco de mi frustración con el 10 de mayo.
 
Todo empezó cuando sufrí discriminación en mi escuela primaria. Cada vez que se tenía que hacer alguna exposición ante los demás grupos la maestra escogía al "güerito" cachetón de ojos verdes para representar al grupo. ¡Y esta maestra la tuve durante 4 años!
 
Así que un día me disfrazó de domador y me puso una canción de fondo más cursi, ñoña y estúpida que las de Cri- Cri. La verdadera prueba de amor hacia mi madre no fueron las risas que provoqué el público, más bien fue el bullying del que fui objeto durante los siguientes días.
 
Los años pasaron y las madres de mi familia se reprodujeron como Gremlins en balneario vacacionando la Semana Santa.
 
Ahora cada vez que llega ese día tengo que realizar 3 llamadas extra para fingir que uno está orgulloso que hayan parido a semejantes criaturas que me han afectado desde; llenarme de mermelada la camisa, hasta robarme mis gadgets en las reuniones familiares y obligarme a poner atención a las conversaciones de "los mayores".
 
Bien dicen que a la persona que Dios no le ha dado hijos, el Diablo le da sobrinos.
 
Pero como si eso no fuera suficiente, a las madres se les ocurre la original idea de celebrar en un restaurant. La idea creativa que a casi nadie propone.
 
Así que uno llega al restaurant y como es de esperarse, la lista de espera es más larga que si uno estuviera esperando un trasplante de órgano. Como buenos clasemedieros, la calidez y el amor de una madre es inversamente proporcional al hambre que provoca dos horas en espera. Entonces estamos ante una sala de señoras neuróticas inspiradas en el espíritu que dejó #LadyPolanco. 
 
Al final uno tiene una comida en donde el mesero le toma la orden y casi deja el ticket para que vayas pagando y dejes espacio para las otras 200 personas que están en la entrada. 
 
Y así sucesivamente con cada una de actividades planeadas por las santas madres que sufrieron y pujaron para que, en una buena dosis de venganza, nos hicieran sufrir en este día.
 
Pero al fin y al cabo ellas son las que muchas veces les dan sentido a nuestras disfuncionales familias  y las que, de una u otra manera hacen que nuestra vida vida sea insoportablemente soportable.
 
¿Cuantas veces su única preocupación de esas madres ha sido que estén bien alimentados? ¿Cuantos ridículos les han hecho pasar frente a sus "amig@s" especiales"? ¿Cuantas veces nos han dicho "Te lo dije? ¿Cuantas veces las extrañan cuando estamos enfermos y sólo quieres sentir que está cerca?
 
Así que, para honrarlas en este día,  pondré 3 videos que bien pueden poner en su estereo de su auto y vengarse por 3 o 5 minutos.

 

 

Los Amantes de Lola - Mamá

 

Tracy Bonham - Mother Mother

 

Scissor Sisters - Take Your Mama

Comparte

relevante

Facebook Comments Box